ESPAÑOL | ENGLISH
COSMIC MORSEL, comisariada por / curated by Cristina Anglada


Cosmic Morsel
es el título de la colectiva conformada por los trabajos de los artistas Katja Angeli, David Cyrus Smith y Andrea Zucchini en la madrileña F2 galería. Recién salidos de la Royal College de Londres, presentan trabajos cuyo lenguaje formal juega con el fragmento, la serialidad y la materialidad. Sus investigaciones acuden a la fascinación por lo maravilloso (invención de formas sobre la superficie; atención por lugares lejanos en el tiempo y el espacio). Las obras se presentan como plataformas de acceso a un deleite momentáneo que escapa del fluir del presente.

Katja Angeli (Copenhague, Dinamarca) presenta una serie de collages y lienzos de gran formato. La serie Lovers compone una retícula de pareidolias en estados intermedios, que fluyen y se escurren entre la abstracción y la figuración. Ella propone un terreno jugoso y moldeable sobre el papel, a disposición de la imaginación y ejecutado por la mano. En su proceso se cuela el elemento surreal e incluso carnavalesco que en otra época intentaba ­con la risa­ desestabilizar, y que ahora con su presencia sensual pero naif, invitan a pasar al “otro lado” como a uno más agradable al que poder acudir. Aquel en el que estamos, ya hiperlaxo, desconcertante, cambiante, ultra­medido, vigilado, controlado e hiperreal se siente torcido e incómodo.

La técnica de Katja deviene del collage más clásico, del ensamblaje de partes diversas, generando una forma posible que chirría suavemente y descoloca la realidad asumida. El uso de herramientas tradicionales es combinado por otras digitales. La yuxtaposición de texturas diversas, y solapamientos de capas y materialidades de diferentes orígenes nos traslada a un mundo de fauna y flora extrañado, pétalos, pistilos y estigmas; fragmentos de presencia fabulada, manoplas enguantadas, orejas, zapatos, dientes, miradas, todo unido bajo formas redondeadas, bordes limados, raspaduras internas que añaden matices a colores más bien planos, dándoles cierta profundidad. Se trata de asombrosas composiciones y recreaciones formales recurrentes sobre la superficie, mostrando la infinidad de metamorfosis en la serie. La disposición de estos amantes, enfrentada, dispuesta a nuestra mirada o escrutinio, hace que parezcan una nueva especie que, curiosos, analizamos.

David Cyrus Smith (Hertfordshire, Londres, 1972) presenta una serie de pinturas al óleo y tinta sobre papel. Podríamos considerarlas exploraciones físicas dentro del pensamiento, el sentimiento, la comunicación y relación del propio autor. Todo ese runrún íntimo y personal es trasladado a una experiencia material y de superación del lenguaje sobre el papel.

Entrando en cada pieza, apreciamos en su disposición rectangular una especie de competición estructural entre la soltura, el desorden y la expansión del fondo y ­sobre ello­ las siluetas recortadas de formas más comprimidas, compactas. En el juego ornamental se combinan dos movimientos contrarios que no son más que las dos caras de una misma moneda: la apertura y el plegado. Los colores, las raspaduras, motivos geométricos, elementos que semejan interiores de maquinarias, relojería, superficies planetarias, cordilleras, marcas de agua a vista de pájaro, texturas marmóreas, alfombras extravagantes, todo ello genera motivos que sirven de potente invitación a recrearse en el ornamento.

Las pinturas se producen en grandes hojas de papel, cuya materialidad se acentúa y visibiliza por los leves remarques de los bordes y por la propia trama que ha sido pintada. La pintura se presenta como una imagen aurática, una proposición de seducción y tentación cuya inercia debe ser animada a través de la interacción con el espectador.

Andrea Zucchini ( Brescia, Italia, 1987) presenta dos proyectos de sesgo instalativo y presencia solemne que dialogan a la perfección. En ambos, los aspectos a tratar tienen tintes fantásticos por su lejanía en el tiempo y en el espacio. Su punto de partida incluye la labor del artista como investigador y su interés se mueve hacia cómo lo contemporáneo trata las diversas capas de conocimiento antiguo (alquimia, filosofía, linguística, cosmología). Para él, los mitos actúan como lugar de encuentro entre lo humano y lo material, lo físico y lo espiritual, la piel y el horizonte.

terra terra es un proyecto originado a partir del estudio de las propiedades culturales y naturales del caucho. Zucchini investiga a partir de los objetos de las culturas mesoamaericanas pertenecientes a la colección del Museo Británico. A partir de estos objetos, genera réplicas exactas con la técnica de escaneos e impresión 3D, las cuales pinta con spray gris industrial y reviste con caucho utilizado para los coches. Estas figuritas son colocadas sobre pedestales de suelo de diferentes largos y alturas realizados con arena prensada, simbolizando a su vez un tiempo que ya no cae, acumulado y apresado.

El proyecto No Man's Land muestra, colgado en la pared, un tríptico en bajo relieve de la superficie de Marte, realizado con la técnica del fresado a partir de una fotografía 3d de una sección del planeta sacada de la web de la NASA. Andrea ha estudiado Marte en profundidad, interesado por su relación con la literatura alquímica. La traducción o traslación de la superficie de Marte en escala humana, la hace accesible y en cierto modo comprensible.

En sus piezas, irrumpe la potencialidad de los objetos como mensajeros de temporalidades y significados confusos. El uso de tecnología digital para realizarlos pone sobre la mesa cuestiones que atañen a la autoría, la relectura y la apropiación.