ESPAÑOL | ENGLISH

Exposiciones: José María Guijarro "Negra leche del alba"

José María Guijarro "Negra leche del alba"

Sábado, 17/Marzo/2018
Sábado, 19/Mayo/2018

Artistas

José María Guijarro Curriculum



Negra leche del alba te bebemos de noche

te bebemos en la mañana y al mediodía te bebemos al atardecer

bebemos y bebemos.
 

Repite Paul Celan (1920-1970) como una salmodia sufí en su poema Todesfuge (Fuga de la muerte). Describe el dolor de la aniquilación, aniquilación calculada por quien
 

grita cavad unos la tierra más profunda y los otros cantad sonad

empuña el hierro en la cintura lo blande sus ojos son azules

cavad unos más hondo con las palas y los otros tocad para la danza.
 

La poesía de Celan, herida de realidad, busca sin cesar desvelar un poco más el Acontecimiento genocida, sin sentenciar un juicio moral, sin buscar un consuelo retórico. ¿Qué pasó? ¿Qué profunda es la herida? ¿Cuyo es el puñal?

Paul Celan era judío, nacido en Chernovitz, en la región de Bucovina (entonces Rumanía). En algún poema recuerda esta región por su verdor y sus innumerables pozos. De allí fueron deportados sus padres, y después asesinados. Celan sobrevivió, herido mortalmente de por vida, hasta volver al agua, desde el puente Mirabeau en  París. 

La escritura de Celan se dirige casi siempre a una segunda persona en cada verbo, a un ‘tú’, al que invoca. En cada verso se esconde una “botella lanzada al mar, con la esperanza de que alguien, un corazón quizá, la encuentre”.  En la botella no hay ningún mensaje, porque la poesía, como dice José Ángel Valente, no es comunicación, sino un lugar de encuentro tejido de memoria y olvido (Amapola y Memoria), y las personas del verbo se permutan. Yo soy tú, cuando soy yo. 

¿Es posible la poesía después de Auschwitz? –se preguntaba T. W. Adorno. Y Celan responde, en la lengua, que fue la lengua de los verdugos, que es lo único que queda, pero ha de liberarse, atravesar su terrible mutismo, atravesar las mil espesas tinieblas de un discurso homicida. Es en esa lengua en la que he intentado escribir mis poemas: para hablar, para orientarme, para conocer el lugar en el que me encontraba y el lugar al que era llevado, para proyectarme en una realidad,…., herido de realidad, en busca de realidad.(Discurso de Bremen) 

Esta exposición, que presentamos, pretende, como aquella de 1996, ser una elegía a Paul Celan, después de leer y releer sus libros, sobretodo Amapola y Memoria, y De Umbral en Umbral, que no han envejecido: aniquilación, exterminio, nos llegan cada día en los telediarios. Miles de muertes calculadas con precisión y ejecutadas, con las que desayunamos, comemos y cenamos. Negra leche del alba, ¿es posible todavía la poesía? ¿es posible el arte? ¿o solo hay lugar para la provocación y el entretenimiento?
 


José María Guijarro. 



  Volver a Exposiciones